Arquitectura y origami: dos mundos no tan lejanos

20160728_105842 copy

El arte es así, infinito; se acopla, se fusiona y conjuga con tantos estilos, géneros y técnicas como la mente humana lo dictamine.

En una entrevista con Christian Villacreses, arquitecto en formación y origamista, redescubrimos la arquitectura desde una nueva perspectiva de construcción que él ha desarrollado al fusionar sus dos pasiones.

20160728_103945 copy.jpg
Christian Villacreses

“El origami resuelve la arquitectura y puede llegar a ser arquitectura misma”

Del origami, hay mucho que decir, en términos simples, es un modo de representación que se basa en un cuadrado de papel, pero puede ir más allá que eso. Aunque en un inicio se representó a la naturaleza o animales; se ha emprendido la marcha a reinterpretar elementos, espacios y movimientos constituyendo una original e inédita percepción del mundo.

Christian identifica al origami como el medio por el cual puede representar la arquitectura que quiere mostrar. Con él, dice, puede interpretar, diseñar y representar en otro nivel que el software más especializado no alcanza: la dimensión palpable, humana.

Todo se logra gracias al papel con el que se construye formas geométricas según la mente lo guíe y pretenda mostrarlas. La única condición es contemplar las reglas básicas del origami: la primordial, no cortar el papel y luego seguir los tipos de dobleces. Al hablar de este tema, hay varios referentes, entre ellos, una de las inspiraciones más vivaces viene de la japonesa Tomoko Fuse, artista origamista, quizá las más reconocida debido a sus inimaginables estructuras logradas simplemente con papel. En sus más de 60 libros publicados acerca de esta disciplina, incluye dimensiones como la del origami modular con la que ha construido innumerables representaciones y piezas artísticas tridimensionales.

Es así como esta artista se acerca a lo que la arquitectura necesitaría para representarse. Nos referimos a una aproximación, porque no es posible identificar a quien claramente contemple la idea de la combinación de la arquitectura y el origami, por esta razón, la dirección a tomar es la experimentación y exploración autónoma. Christian nos comenta que con el papel sobre la mesa, el primer paso es compararlo con el terreno real y entonces se inicia el proceso creativo, representado las líneas del terreno en líneas del papel, se geometriza, se dobla, se crea, se construye. Puede llegar a ser difícil estructuralmente pero se logra; el reto está en empezar a trabajar con base en la representación de las líneas del terreno y convertirlas en el proyecto.

Pensamos que podría existir alguna limitación al hablar del tamaño de lo que se quiere representar pero desde la mirada de un origamista, ni las medidas ni las características de lo que se quiere construir es un obstáculo, y más aún con la creatividad que permite juntar piezas para mostrar algo más complejo.

En definitiva, una vez concluido el trabajo, en cierto punto podría denotar algo irreal pero es tan representativo como una maqueta habitual de un proyecto de arquitectura.

2015-05-31 22.03.09 copy

2015-07-23 21.20.40 copy

Christian por ahora ha plasmado sus ideas en la academia únicamente. Sin embargo, de los resultados hasta ahora consumados, se recoge su complejidad. A simple vista, el origami estructurado con el fin de la arquitectura, genera asombro por el esfuerzo que denota; su consecución no se asimila, intriga y sorprende.

modular_origamiBN2

2015-01-30 18.35.46 copy

IMG-20160728-WA0000 copy
Exposición de origami, Quito – Ecuador

Es así que ya se empieza a reconocer el desborde artístico en estos trabajos. En la ciudad de Quito, Christian ha logrado mostrar al público algunas de sus creaciones, gracias a espacios proporcionados, entre otros, por el Centro de Arte Contemporáneo de la capital.

Concluyendo, el origami puede ser el lápiz del arquitecto, el medio con el que empieza a recrear lo que su mente inspira. Más allá, representa una nueva dimensión que reinterpreta la arquitectura y extrae su esencia y viceversa; el origami deja de ser simplemente origami y encuentra su alma en la arquitectura.

 

 

Anuncios

El chaquiñán como espacio público a través de su configuración natural

A través de esta oportunidad, repensamos el chaquiñán mediante una metodología participativa con los usuarios explorando sus requerimientos y junto a los actores políticos que brindarán la factibilidad a la propuesta; una lucha de fuerzas, entre las cuáles éramos mediadores.

ESTUDIO 685, 2016

El chaquiñán, camino que se hace por el paso del tiempo constituye un espacio comunal. Estos trayectos que se han ido dibujando en el transcurso de la historia constituyen ejes urbanos importantes para cada una de las poblaciones dando soporte a las necesidades productivas y sus geografías.

Este espacio que se ha ido “construyendo” por nuestros ancestros y el desarrollo de sus actividades con relación a la Pachamama, en la actualidad se ha consolidado como un camino, una conexión y como un sistema de movilidad.

Esta intervención propuesta se localiza en la provincia de Tungurahua, ciudad de Baños de Agua Santa- Junta Parroquial Río Verde, enfrenta al pailón del Diablo. A través de un chaquiñán que asciende una montaña encontramos el Caserío La Delicia conformado por más de 30 casas, este chaquiñán ya ha sido consolidado como un eje importante para el acarreo de ganado y de productos agrícolas, aparte de esta función productiva, el acceso a cada una de las viviendas se da únicamente a través de este chaquiñán.

Campesinos, en su mayoría de la tercera edad, generaron este “camino comunal” variable en su configuración que conecta sus viviendas con sus zonas de cultivo. En este entorno natural se propone la gestación de un “sendero” que promueve la visita de turistas a la zona, este camino es parte del complejo natural que conecta a los Llanganates.

imagen01

A través de esta oportunidad, repensamos el uso de este espacio partiendo de una metodología participativa con sus usuarios y con actores políticos que le brindarán su factibilidad, una lucha de fuerzas, entre las cuáles éramos sus mediadores. Así, el resultado propone que este “sendero” no sólo sea turístico, sino, que permita una mejor calidad de vida para las actividades de sus habitantes y que generen la infraestructura necesaria para sus viviendas.

imagen03

En este lugar tan sensible por su configuración natural, fue necesario repensar la forma de actuación, por esta razón, se fueron insertando una serie de instrumentos del paisaje y tecnologías que se adaptan a las topografías y sistemas hidrológicos del sitio a través de: terrazas, ensanches, plazas y miradores. De forma paralela el aprovechamiento de fauna-flora y la apropiación de sus usuarios con su sendero conducen a un resultado socialmente eficiente en todos sus ámbitos.

ESTRATEGIA DE ACTUACIÓN – Construcción teórica:

02-01.jpg

02-02-09.jpg

02-03.jpg

personas02.jpg

Imprimir

imagen04.jpg

02-05.jpg

imagen05.jpg

02-06.jpg

expropiaciones (1) copy.jpg

imagen06

Imprimir

imagen07.jpg

imagen08+.jpg

viasuales3fondofin.jpg

Imprimir

ESQUEMA0401.jpg

 

sistema chaquiñanes.jpg

sistema chaquiñanes2.jpg

Conoce otros detalles del proyecto Sendero Ecológico La Delicia en nuestra web